martes , julio 16 2024

¿INDEPENDENCIA Y LIBERTAD?

     El pasado viernes 5 de julio se celebró en Venezuela un año más del Día de la Independencia, fecha que recuerda la declaración de emancipación de nuestro país del dominio español en 1811; ese día  generalmente hay desfiles cívicos y militares, así como diversas actividades en todo el país, siempre con el objetivo de honrar a quienes batallaron por la liberación de nuestro país.
     Hoy día, 213 años después, aún muchas personas siguen batallando contra la dominación y la dependencia de imperios externos; pero ya es tiempo que firmes esa acta de independencia que solo te la ofrece el único y verdadero Libertador de tu esclavitud.
Queridos hermanos y amigos, en estas Reflexiones en Familia, compartiremos una poderosa palabra que se encuentra en el Libro de Gálatas, capítulo 5, versículo 1, que en la versión Reina-Valera 1960, nos dice: «Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud».
     Amados, hace más de doscientos años, nuestros libertadores unieron fuerzas para darnos la emancipación terrenal y librarnos del yugo del imperio español, y en  esta porción de la Palabra se nos dice que es Cristo Jesús nuestro Libertador y que esa anhelada libertad es un obsequio que se nos da por fe; pero, que tal como en esa época, solos, no podemos hacernos libres.
Nosotros los cristianos no debemos vivir una vida independiente; nosotros debemos vivir una vida en libertad, esa libertad que nos dio el Señor Jesucristo; pero, muchos de nosotros, estando en los caminos del Señor, seguimos subyugados al imperio del enemigo, y aún más, no nos hemos dado cuenta que Cristo pagó el precio en la cruz del calvario por nuestra libertad.
*¡Cristo firmó el acta de nuestra independencia, con su preciosa sangre!*
     Jesucristo, al morir en la cruz por cada uno de nosotros, sentó las bases para que usted y yo, hoy pudiéramos tener la oportunidad de salir de la opresión del imperio del pecado, del imperio de la muerte; y lográramos gozar de una vida libre, abundante, renovada y eterna.
*¿Hoy, cuántos somos realmente libres?*
Actualmente, muchos queremos ser independientes de Dios; pero eso no es nada nuevo, pues viene desde el origen del hombre. Sí, mis amigos y hermanos, el enemigo siempre ha buscado «meternos» de cualquier manera, una falsa independencia, y se puede ver que desde el principio, el innombrable falseó a Eva, para que ella creyera que siendo independiente de Dios, iba a poder disfrutar de los encantos y placeres, de los cuales el Creador ya le había advertido de que cualquier desliz, le acarrearía inconvenientes.
     El resto de esa historia del Génesis la conocemos, así como el resultante de la misma, y es por ello que debemos desistir de querer independizarnos de Dios, ya que eso jamás nos lleva a una felicidad verdadera, y en cambio el depender y el hacer la voluntad de Dios, sí produce una bienaventuranza eterna.
Amados todos, aunque pudieses pensar que tu proceso de independencia concluyó cuando aceptaste a Cristo en tu vida, déjame decirte, que lo más emblemático que refrendará tu libertad, será al momento en que dejes de reconocer toda autoridad externa, y auténticas solemnemente, que el Espíritu Santo de Dios habita en tu corazón, que es el sello de tu identidad como hijo de Dios y que es quien preserva «la libertad con que Cristo nos hizo libres».
«Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros».
Gálatas 5:13
¡Bendiciones infinitas para todos!

Lea También

EL HOSTIGAMIENTO 

Encarcelan, persiguen, inhabilitan, cierran negocios, impiden el libre tránsito, obstaculizan derechos civiles y políticos, amenazan …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat